Día Mundial del Pistacho: un cultivo rentable para el agricultor y con infinidad de beneficios para la salud del consumidor

Agbar Agriculture

26 de febrero, Día Mundial del Pistacho: un cultivo rentable para el agricultor y con infinidad de beneficios para la salud del consumidor

dia mundial pistacho

El 26 de febrero celebramos el Día Mundial del Pistacho, una efeméride que nos permite poner en valor este fruto seco y el trabajo que hay detrás de él, en manos de los agricultores, para que todos podamos disfrutarlo. El pistacho se considera un cultivo de alto valor, con potencial suficiente para generar una importante rentabilidad a sus productores, gracias a su buen comportamiento en los mercados, con una demanda en auge en los últimos años, que se espera que tenga continuidad en el tiempo.

Gracias al fuerte crecimiento en el número de hectáreas cultivadas en España en los últimos años, cuya tendencia continúa, el pistacho se ha convertido en un cultivo que promueve la biodiversidad y la sostenibilidad de los territorios donde se desarrolla, contribuyendo, además, a fijar población en el territorio y a generar riqueza y empleo, ayudando a paliar en gran medida los problemas de despoblación de muchas zonas rurales.

El pistacho es un fruto seco con multitud de propiedades saludables, tal y como nos recuerda la Organización Mundial de la Salud, que recomienda el consumo equilibrado de frutos secos, por tratarse de una fuente de nutrientes esenciales, que aportan proteínas, antioxidantes, fibra, minerales y vitaminas B y E, además de contener ‘grasas buenas’, monoinsaturadas y poliinsaturadas, que ayudan a rebajar los niveles de colesterol LDL, bajar los triglicéridos, reducir la coagulación de la sangre y mejorar la salud de los vasos sanguíneos.

Comer pistachos de forma moderada tiene numerosos beneficios para la salud, tal y como recogen numerosas investigaciones científicas que indican que este fruto seco ayuda a regular el estrés, combatir la obesidad e, incluso, disminuir el dolor de la menstruación. Además, contribuye a regular el colesterol y mantener una presión arterial normal, mejorando la salud cardiaca, según una investigación liderada por la profesora universitaria de Nutrición Humana en la Universidad Rovira i Virgili (URV), Mònica Bulló.

El pistacho es una fuente de vitaminas y minerales, pues es rico en tiamina (vitamina B1) y vitamina B6, y una fuente de riboflavina, vitamina E, vitamina K y ácido fólico. También contiene cromato de potasio, cobre, manganeso, hierro, selenio y zinc, además de fitoquímicos, luteína y zeaxantina (carotenoides), favoreciendo el control de los niveles de azúcar en sangre.

El pistacho en el mundo y en España

El pistacho es un fruto seco que tiene su origen en Siria. Sin embargo, el liderazgo en su producción se focaliza en Estados Unidos, concretamente, en la zona de California, que aglutina alrededor de la cuarta parte de la extensión mundial, con más de 140.000 hectáreas. Aunque Irán posee mayor superficie de cultivo, con una cifra superior a las 250.000 hectáreas, produce menos pistacho que EEUU, unas 250.000 toneladas anuales, frente a las más de 300.000 que se recogen en el país norteamericano, lo que pone de relieve la importancia de modernizar y tecnificar este cultivo, pues se traduce en rendimientos mucho mayores. Tras los dos gigantes mundiales del cultivo de pistacho, se sitúan, aunque a una gran distancia, Turquía, China, Siria, Grecia, Italia, Túnez, Afganistán y España.

En España, el pistacho es, junto al almendro, el otro fruto seco cuyo cultivo está experimentando una mayor expansión en los últimos años. En la actualidad, cuenta con más de 55.000 hectáreas de superficie dedicada al pistacho, según los datos de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (ESYRCE) que ha elaborado en 2021 el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, lo que supone un incremento del 71% respecto a 2019.

Por regiones, Castilla-La Mancha continúa liderando la cifra de superficie de cultivo, al rozar las 45.000 hectáreas; le siguen, a una gran distancia, Andalucía, con más de 3.800; a continuación, Extremadura, que cultiva casi 3.000; Madrid, con más de 1.400; Castilla y León, con casi 1.300; la Región de Murcia, que supera las 1.100; Aragón, 630; y Cataluña, 445.

La evolución del área dedicada a pistacho no ha dejado de crecer en los últimos años en el territorio nacional, como consecuencia del buen comportamiento que está experimentando este fruto seco en los mercados, debido a la gran demanda mundial, muy por encima del volumen ofertado, lo que arroja interesantes cotizaciones, principalmente, en el pistacho cultivado en régimen ecológico y el de mayor calibre.

A principios del nuevo milenio, España contaba con menos de 5.000 hectáreas dedicadas a cultivar pistachos, una cifra que no sobrepasó hasta el año 2013. Desde entonces, la superficie no ha dejado de crecer, con 2015 como punto de inflexión, cuando se contabilizaban alrededor de 7.000 hectáreas y, desde entonces, se ha registrado un salto cuantitativo, multiplicándose la superficie por cinco en los siguientes cinco años.

A pesar de las más de 55.000 hectáreas de pistachos con las que cuenta España, apenas la mitad cuenta con potencial para producir. Y es que el pistachero es un árbol que comienza a dar frutos comercializables a partir del cuarto o quinto año desde su plantación, para lo que tiene mucho que ver la gestión agronómica que se haya realizado durante los años previos; por lo general, a partir de los ocho años de vida, el rendimiento del pistachero pasa a ser prácticamente óptimo y la madurez del árbol se alcanzará en torno a los diez años de vida.

Evolución del mercado

La creciente demanda de pistacho por parte del consumidor en el mundo está empujando a los agricultores hacia la necesaria tecnificación y modernización de este cultivo, con el objetivo de incrementar los rendimientos por hectárea y la rentabilidad.

Las perspectivas de futuro del pistacho son muy esperanzadoras y los expertos consideran que aún queda mucho margen de mejora. La mayor parte de la producción de pistacho español tiene como destino la exportación y se dirige a los mercados más exigentes de Europa, que demandan calidad certificada y producción ecológica, de ahí la amplia horquilla que aún queda para mejorar, ya que España representa apenas el 0,3% de la producción mundial.

    Más información

    Rellena el formulario para obtener más información. Nos pondremos en contacto contigo.



    ACEPTO RECIBIR INFORMACIÓN COMERCIAL DE AGBAR Y OTRAS EMPRESAS DEL GRUPO AGBAR.

    ACEPTACIÓN DE POLÍTICA DE PRIVACIDAD: EL RESPONSABLE DEL TRATAMIENTO ES AGBAR SUS DATOS SERÁN TRATADOS CON EL FIN DE GESTIONAR DE GESTIONAR SU SOLICITUD, Y EN EL CASO QUE HABER DADO SU CONSENTIMIENTO, PODER REMITIRLE INFORMACIÓN COMERCIAL. PUEDE ACCEDER A SUS DATOS, SOLICITAR QUE SE MODIFIQUEN, SUPRIMAN O SE LIMITEN, EJERCER EL DERECHO A LA PORTABILIDAD U OPOSICIÓN EN DETERMINADOS SUPUESTOS.

    Descargar estudio

    Completa el formulario para recibir en tu email el estudio.

      Call Now Button